Posteado por: Admin | marzo 31, 2009

¡La adversidad no es un enemigo, es una oportunidad!

De vez en cuando unas cuantas cosas marcharán mal. Y a pesar de todo muy pocas de ellas seguirán estando mal. La mayoría de las heridas comienzan a cicatrizar prácticamente a partir del mismísimo momento en que se producen. Hasta la más profunda tristeza, la más terrible amargura, se irá apaciguando poco a poco, a medida que la vida siga su curso.

Las cosas que se rompen se reparan o se reemplazan. Las estrategias que no funcionan se convierten en lecciones que te ayudan a descubrir y a desarrollar aquello que sí funcionará. Que las cosas salgan mal no es el fin del mundo. Es, en cambio, el comienzo del camino que te lleva a hacer progresos, a mejorar, es el primer paso hacia un aprendizaje y un crecimiento. Cuando las cosas marchan mal lo que debes hacer es descubrir dónde resultarán más efectivos tus esfuerzos. Tienes la oportunidad de fortalecer tu carácter, tus habilidades, tu perseverancia y la confianza en ti mismo. No esperes, ni temas que las cosas salgan mal. Pero cuando así sea, muévete, ponte en marcha y sigue avanzando.

Si sabes lo que quieres, ve tras ello.

Luis Salesman

El éxito no es producto de la casualidad, requiere un plan


Responses

  1. Deseo recivir mensaje en mi mail

  2. Me gustan mucho los temas de cremiento personal, muchas gracias por brindarme la oportunidad de asceder a ellos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: